«Los resultados no han sido los esperados pero ahora nos encontramos en el buen camino; trabajando duro como lo estamos haciendo estoy convencida de que los resultados llegarán. En la segunda vuelta daremos mucha guerra», Isabel San Miguel, capitana y entrenadora del senior femenino del CV Fuenlabrada.

A.D. La Curtidora (AVILES)  – C.V. Fuenlabrada (MADRID)  2 – 3 (22-25/25-23/14-25/25-20/14-16)

Esta jornada viajamos a Avilés para jugar contra La Curtidora. Acabando ya la primera vuelta podemos afirmar que en esta temporada todos los equipos estamos bastante igualados y cada partido es una promesa de espectáculo y emoción.

Jugar fuera de casa siempre es un reto arduo, y más cuando el viaje es de tantos kilómetros; pero los largos trayectos en carretera nos ofrecen la oportunidad de compartir tiempo juntas, reír, conocernos un poco más y hacer equipo. Y mejor aún si podemos incluso pisar la playa y respirar un poco de mar.

Es cierto que la temporada no está marchando como nos gustaría y a menudo tenemos la sensación de no estar jugando al nivel que podemos hacerlo. Llegábamos Avilés con dos bajas muy importantes para nosotras y a priori los pronósticos de victoria no eran claros. Pero empezamos muy bien el partido, concentradas y con ganas, creyendo en lo que hacíamos. El voley es una suma de corazón y cabeza, y si ayer nos merecimos la victoria fue porque en el campo supimos leer y vivir el juego

Para mí una de las claves del partido fue minimizar errores. Concentradas en el bloqueo y en la defensa, el juego fluía más que en otros partidos. Logramos también hacerles daño con nuestros saques, un aspecto del juego en el que fallamos en menor medida que en otros encuentros y el balance fue positivo para nosotras en lo que respecta a la diferencia con las contrarias. Bloquear inteligentemente, posicionarse bien en defensa, comunicarse, leer cuándo arriesgar en ataque y cuándo asegurar, trabajar cada punto con esfuerzo, minimizar errores… fueron algunas de las claves que supimos manejar a lo largo del partido. Todo ello además orquestado por una muy buena actuación de la colocadora, Sara Martín, y de nuestra central Bea Benito, que hizo un partido completísimo. Partiendo del esfuerzo de cada una conseguimos crear un todo muy superior a la simple suma de sus partes, en el que cada pieza confiaba en la labor de las otras y aportaba lo mejor de sí.

Soy de las que creen que las victorias hay que celebrarlas, pero sin excesos ni perdiendo la perspectiva. La temporada es muy larga y hay que ir partido a partido intentando escalar en la clasificación y trabajando día a día, en cada entrenamiento. Aunque es verdad que esta victoria es muy importante para el grupo, un refuerzo enorme que nos devuelve la confianza y nos llena de ganas para afrontar la segunda parte del curso.

En lo que me toca quería daros las gracias. Pasar seis horas en la furgo se hace corto porque tus compañeras hacen de cualquier canción una oportunidad para hacer reír y montar la coreografía más graciosa que has visto. Parar en una gasolinera en mitad de León es una buena excusa para sacar fotos (incluso con una Polaroid) y reír más aún. Llegar con tiempo al destino nos permite ir a la playa a disfrutar del mar antes de jugar al deporte que más nos gusta. Compartir campo implica también compartir emociones tan intensas que siempre hacen llorar, aunque a veces sean lágrimas de alegría. Regresar a la ciudad en la que naciste se hace todavía más entrañable porque lo haces con tu equipo. Cuándo sientes todo eso, sólo se puede decir gracias.

IRENE VIGIL